Los orígenes de la indigencia

Nos lo contó Martí Gómez en esta excepcional entrevista, pero ya lo conocíamos: todo empieza siempre con dificultades laborales, cuando no con el despido. En el caso de Miquel, fue el descenso de los encargos de páginas para dibujar. Luego uno se distancia de sus amigos e incluso de los familiares, sea por vergüenza, sea porque no puede seguir su ritmo de vida cuando salen. Como no tiene trabajo ni amigos, empieza a beber. Y como no tiene ni trabajo ni amigos y bebe, su mujer lo echa a la calle.

Miquel ya bebía antes de que los dibujos le fueran mal y además se le quemó la casa, pero la metáfora de Martí Gómez es válida: nuestras vidas son como cuerdas que nos atan a lo que llamaríamos normalidad, cuerdas formadas por muchos hilos, cuerdas fuertes cuando los hilos están enteros, pero cada vez más frágiles cuando uno de los hilos, y después otro, y otro, se empiezan a romper. Quizá por eso la imagen de la página de inicio de Arrels es la que es.

Y me recuerda también a otra metáfora, esta vez de Pep Marí, psicólogo del CAR de Sant Cugat y sabio en general: la de la silla de tres patas. Todos nos deberíamos apoyar en un trípode, es lo que recomienda a los deportistas, para sustentar nuestro estado de ánimo en más de una afición o persona. “Búsquense fuentes de felicidad más allá del deporte”, les dice, no porque su ocupación tenga fecha de caducidad, que la tiene más que ninguna otra profesión, sino porque cualquier día puede terminarse abruptamente, como la del gimnasta que se preparaba para ser campeón de Europa y de un día para otro, tobillo destrozado mediante, tuvo que replantearse su vida porque jamás podría volver a aterrizar en una colchoneta.

Las metáforas de Martí y Pep nos sirven a todos, ya no para evitar la mendicidad o el nihilismo, sino para prevenirnos fatídicas dependencias.

Anuncios
Deja un comentario

6 comentarios

  1. Germ Benet

     /  2 diciembre, 2011

    En breus els carrers estaran plens de “nous homeless”, durant el boom immobiliari i havia “nous rics”, ara hi haurà “nous pobres”. Tot i així, i sabent que vivim en una societat de consum dubto que la gent pidoli, es dedicarà al furt que dona més diners i més ràpidament, seguirant tenint al cap que lo millor son els diners, i si els pots tenir ja millor que millor.

    Sino temps al temps, a la Verneda ja hi ha gent que es dedica a robar a les iaies (digalis tontes) que cada 25 treuen tota la pensió… i es queden sense un duro. Pero es aquesta la societat que em creat per a lo bó i per a lo dolent.

    Responder
  2. fbdani

     /  2 diciembre, 2011

    Esa teoría sobre las tres patas es súmamente interesante. Hay otra metáfora parecida, por cierto, la de la cama de clavos. En la cama de clavos, puesto que hay tantos, y tan juntos, es imposible pincharse. Pero a la que desaparecen algunos, duele.

    Es básico, coincido con esto, el tema de luchar activamente contra la dependencia de aspectos de la vida. Punset lo diría muy bonito, con su propagandístico “Hay vida antes de la muerte”, e incitándonos a ser proactivos y dinámicos por nuestra salud mental. Tener distintos focos de interés proporcionará sentimientos de utilidad, realización personal, metas personales, objetivos y seguramente, más personas alrededor.

    Responder
  3. Muy grave esto de la Verneda. A principios de crisis me contaron casos de agresiones directas a ancianas.

    Es clave tener múltiples puntos de apoyo, lo tengo claro. La resiliencia, la cualidad necesaria para sobreponerse a las situaciones más adversa, no es una virtud especialmente extendida, de manera que necesitamos compañias, apoyos y redes sociales que nos sustenten.

    Responder
  4. E.Benedi

     /  2 diciembre, 2011

    La persona que sufre la desgracia del paro, y sobre todo, cuando éste se alarga de una manera inmisericorde, debe prepararse para que eso no lo hunda; tiene que saber que comienza a vivir en un precario equilibrio emocional: su autoestima se tambalea, se vuelve susceptible con la gente de su entorno, se mueve en la cuerda floja entre el desánimo y la depresión. Así que, anticipandonos a la caída, hay que empezar a buscar anclajes, repetirse cada día, como si fuese un mantra, que no hay lugar para el abandono, perdonarnos esos días en los que el cansancio y el sentimiento de derrota nos invade, pero siempre con la idea de abrir nuevas puertas y de que las que se han cerrado no nos dejen ninguna cicatriz; aceptar la ayuda de los demás porque, eso, dejarse ayudar, no es egoista sino generoso, porque das a la gente que te quiere la oportunidad de sentirse mejor sabiendo que forma parte de esos puntos de apoyo que te mantienen firme. Y, sobre todo, que en nuestro vocabulario no entre la palabra humillación. Ya se que una cosa es la teoría y otra la práctica y no quiero que mis palabras parezcan un sermón ni hacer de psicóloga, pero yo lo veo así. Y creo firmamente que los obstáculos y golpes que nos encontramos en la vida solo deberían servir para hacernos más fuertes

    Responder
  5. Es muy grande lo que dices sobre dejarnos ayudar, dejarnos querer, dejarnos servir. Pero tan complicado. En el Evangelio, durante la última cena, que ya salió en algun otro post, Jesús lava los pies de los apóstoles en un gesto que significa muchas cosas, pero una de ellas lo que tú apuntas aquí.

    A mí, la verdad, me cuesta dejarme querer, dejarme ayudar y dejarme servir.

    Responder
    • E.Benedi

       /  2 diciembre, 2011

      A veces nos negamos a aceptar una ayuda porque queremos demostrar que podemos, que sabemos, que no nos rendimos; o un afecto, porque nos hace sentir débiles, pero lo cierto es que no deberíamos tener que demostrar nada a nadie, ni siquiera a nosotros mismos; dejar que las cosas fluyan y ayudar o dejarse ayudar con la misma actitud y en función de lo que lo que nos vamos encontrando en la vida. Me divierte leer lo que escribo porque parece que voy dando consejos; y la verdad, darlos cuando no te los piden (incluso aunque te los pidan) es bastante chungo. Tambien es divertido que me comentes lo del Evangelio teniendo en cuenta que yo no soy creyente; aunque tengo una gran amiga que si que lo es y siempre me dice que yo lo soy mucho más de lo que me pienso ( ? )
      Tocas temas muy interesantes, me los leeré con mucha más atención y seguiré con mis rollos si es que crees que puedo aportar algo .

      Responder

Y tú ¿qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: