El cambio climático según los hijos de la Tierra

Aplazamos el compromiso de terminar la serie de Monsanto para dar voz a los indígenas, los mayores conocedores de la tierra y la naturaleza, en la semana del planeta.

La ONG dedicada a ellos, Survival, ofrece un compendio de los gritos de alerta que los aborígenes de todo el mundo dan desde hace tiempo. Nadie mejor que ellos, cuyo contacto con la naturaleza les da alimento, vivienda, ocio y sabiduría, para pulsar la salud de la Tierra.

Los inuit del Ártico, por ejemplo, van a tener que desplazarse de la costa que se funde, muchos de ellos ya han caído en las aguas nórdicas por alguna rotura del hielo y su sustento cada vez es más complicado porque apenas pueden cazar y pescar con seguridad.

En el Amazonas, los yanomami han comprobado que las lluvias han cambiado su patrón por causa de la deforestación en sus tierras, que ahora crían soja o aceite de palma para la importación.

En la búsqueda de soluciones energéticas “sostenibles”, en el Chaco, los guaraníes de Brasil, Bolívia y Paraguay han sido expulsados de sus hogares para implantar en ellos cultivos de agrocombustibles. El liderazgo en este sector le proporcionará mucha riqueza a Brasil, pero el precio a pagar será la contaminación de los ríos adyacentes y la expulsión de las comunidades originarias que antes poblaban el Mato Grosso y ahora se hacinan en los bordes de las carreteras en situaciones de mendicidad y con altos índices de alcoholismo y suicidios juveniles tras verse desprovistos de sus medios de subsistencia tradicionales.

En Siberia y Escandinavia, sus pastores de renos saami han dejado de poder prever el tiempo y han visto como ello alteraba los hábitos de los renos, base de su economía y cultura. Las bestias no pueden cruzar los ríos antiguamente helados porque ahora los pasos no son seguros.

Curioso que quienes menor huella ecológica tienen, quienes más han respetado y querido la Tierra, terminen siendo los primeros afectados por el cambio climático.

Finalmente, un dato que nos regala nuestro amigo Xavier Aldekoa, corresponsal de La Vanguardia en África: “De 1970 a 2008, el 95% de las muertes por desastres naturales han ocurrido en países pobres. No sólo es el clima”.

Fuente de la imagen.

Anuncios
Deja un comentario

3 comentarios

  1. Germ Benet

     /  1 diciembre, 2011

    L’ecologia es un invent burgés, i tots els paranys de reciclatge son part del sistema capitalista. Ja que per exemple, ens “indueixen” a comprar en excés al Nadal… per a que després reciclem totes les deixalles… el cercle es tanca, fan negoci venent-ho i reciclant-ho. Vergonyós.

    La única solució que hi veig es la dràstica reducció del consum, així es produeixen menys tones de materia inneccesària, i si llavors el món ha de petar, es que no hi fem res sobre la Terra. Aquesta reducció lligada amb la reutilització seria perfecte. Reciclar comporta un gast energètic enorme, i la moralitat de tot plegat es que acabes llençant (al contenidor que moralment creguis) un producte que has adquirit.

    AIxó sí, entenc el malestar indígena ja que son qui es menjen la merda que nosaltres produim.

    Responder
  2. @Germ

    L’ecologia pot ser el que tu dius. Però també una forma de viure. I la reducció del consum n’és una part. El consum és un mal a molts nivells (stop populisme: no a tots), però l’ecològic és un d’ells. Afortunadament hi ha alternatives, com el Km 0 i demés. Però tambétenim un deute amb les poblacions indígenes, especialment als països on han estat maltractades i perseguides, i crec que tenim moltes coses per aprendre’n (stop populisme: no totes!),

    Responder
  3. Germ Benet

     /  1 diciembre, 2011

    Un exemple d’ecologisme i perque es per Snobs, comprar en un super un taronja que ha conreat un pagés, possa-li que sigui valencià, amb més o menys pesticides legals costa la meitat que una taronja conreada de forma natural, sense cap tipus d’aditius i ha sobre ens diuen que s’ha fet comerç just i patin-patatan. Tot molt bonic, la taronja del super costa 1,5 euros, la “ecologica” 3 euros… Quan el que s’hauria de fer es que totes dues fossin “ecológiques” des del principi i llestos, pero que passaria, que segurament hi hauria menys producció, i l’oferta i la demanda de taronjes fora de temporada es dispararia… i només la podrien comprar els rics… i ja hi tornem a ser. Així doncs surt a compte tenir un excedent de taronjes i llençar-les a la basura, que no pas fer-ne poques i a un preu raonable… Quin món de merda que ens ha tocat viure.

    Responder

Y tú ¿qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: