La mujer hoy

No es el día de la mujer, pero sí el día internacional contra la violencia y la explotación de la mujer, que no es lo mismo. Aprovechemos, pues, para recordar cómo está hoy la mitad del mundo.

Por lo pronto, se publicó ayer una noticia que lo subraya, estamos lejos de la igualdad. A grandes rasgos, hay un sexo dominante y otro dominado. En España hay un 80% de chicos entre los 14 y los 18 años que cree que la mujer debe complacer al hombre en una relación. Y de los mismos encuestados, un 60% entiende que la realización de la mujer pasa por encontrar un novio.

Ni hablo de la violencia de género, la punta del iceberg que vemos cada día en los noticiarios, porque es la consecuencia de una cultura machista que pervive en determinados círculos.

Pero también hay tendencias generalizadas. En el ámbito laboral, las mujeres acumulan el 79% de los contratos laborales del estado y, como media, cobran entre un 20 y un 26% menos que los hombres que hacen su mismo trabajo a la misma edad. A nivel europeo, la diferencia es del 17%.

También en Europa, su tasa de riesgo de caer en la pobreza es dos puntos superior a la de los hombres, brecha que se duplica en el caso de los pensionistas, y el número de mujeres que se dedican a cuidar a adultos dependientes duplica el másculino. En casa, las mujeres ocupadas dedican 13 horas más que los hombres a las tareas del hogar cada la semana.

En los medios de comunicación sólo son protagonistas del 26% de noticias y distintas investigaciones constatan que su aspecto físico es más evaluado que el de los hombres a la hora de acceder a un puesto de trabajo.

Como nos recuerda siempre Raül en los comentarios y en su Twitter, hoy es una buena excusa para pensar qué margen tenemos cada uno, hombre o mujer, para acortar y suprimir la distancia, sea en el ámbito que sea. Para otro día (o para los comentarios) queda la otra cara de la guerra de sexos, menos medible: la tiranía de ellas.

Imagen: Forges.

Anuncios
Deja un comentario

7 comentarios

  1. fbdani

     /  25 noviembre, 2011

    Hoy sería un buen día para el primer comentario femenino en el blog. Ahí lo dejo.

    No es un tema muy cómodo, a mi me hace sentir “culpabilidad ajena” el tema de la desigualdad de género. Por a o por b, a uno siempre le ha tocado ser parte de la mayoría gobernante (salvo escasas excepciones), y en clase media, chico y català, pocas veces me he sentido discriminado o violentado simbólicamente (más allá de que, en el contexto actual, todo esto haya cambiado). Por ello, aunque lo intente evitar intelectualmente, soy poco capaz de ponerme en la situación de la mujer que, sin sentido, recibe siempre el filtro del poder machista.

    Lo dicho, hoy las Mujeres al teclado, hombre!

    Responder
  2. Andreu

     /  26 noviembre, 2011

    Ya que hablas de puntas de iceberg, vayamos a la fría Noruega, el país admirado por todo el mundo, ejemplo del Estado del bienestar, la libertad y la solidaridad, el país del Nobel de la Paz, bla, bla. Una de cada 10 mujeres noruegas de más de 15 años ha sido violada, según la organización para mujeres más grandes del país, el Movimiento Refugio. Al menos el 80% de esas violaciones no llega a denunciarse oficialmente. Y solo el 10% de los casos termina con una condena judicial. La noticia la publica The New York Times, que también recoge un reportaje sobre la mujer en Egipto. Dos datos: Una integrante de los Hermanos Musulmanes insinúa que las mujeres debían cambiar su forma de vestir y que se prohibiera la ropa ajustada, sin mangas y corta, para evitar que el 83% de las mujeres egipcias declarasen haber sufrido acosos sexuales. Lamya Lofty, de 32 años, aconseja a sus dos hijas: “No dejeis que os acose ningún hombre y, antes de casaros, averiguad qué piensan los hermanos y la madre de vuestro futuro marido sobre las mujeres”. Sabia.

    Responder
  3. emejota

     /  27 noviembre, 2011

    El tema me preocupa, como mujer y como educadora. Las relaciones entre hombres y mujeres deben basarse en la igualdad. Cuando un hombre controla a su pareja, le mira los mensajes del móvil, le pregunta con quien sale, qué ropa se pone o si va muy pintada, lo hace desde la superioridad o el paternalismo. El hombre con el que me emparejo es mi compañero en el camino de la vida, nos apoyamos mutuamente y crecemos a la par. Ninguno domina o manda sobre el otro. Por eso no soporto a los que someten a las mujeres por su bien, para defenderlas de hipotéticos ataques, o a los que les pagan menos que a sus compañeros varones, o a los babosos que tocan el culo a las jovencitas en el metro.
    Creía que todo esto desaparecería con el tiempo gracias a la educación y a la cultura. Pero me encuentro con que muchas jóvenes actuales aceptan de buen grado el control por parte de su pareja y encima lo achacan a amor. Chicas, eso no es amor. La persona que te quiere ha de respetar tus decisiones y tu libertad. Y si no lo hace, no te quiere ni te merece. Aléjate de él ahora que aún puedes.

    Responder
  4. E.Benedi

     /  27 noviembre, 2011

    Pienso en qué diría aquella mujer que, llena de valor, se matriculó en una universidad consciente de que ninguna ántes lo había hecho; seguramente consideraría que ese su primer paso, sería seguido de otras iniciativas y, que con el tiempo, llegaría la igualdad con la que debía soñar; supongo que imaginaría que el camino iba a ser largo, que tendría avances y retrocesos, pero seguro que le frustraría saber que mucho más allá de un siglo después de su odisea, la mujer seguiría siendo discriminada.
    También yo leí el artículo sobre la sociedad noruega y se me pusieron los ojos en blanco ! es tan desespernte, tan descorazonador ! Y pienso que si las cosas no avanzan con la progresión natural que se debería esperar, supongo que solo quedan las leyes, aunque ya sabemos que ahí hay un gran obstáculo porque, a pesar de que hay jueces progresistas, tambien los hay que viven anclados en éstos prejuicios y no tienen ningún pudor en dictar sentencias que los debería llevar a ellos a los tribunales. Mucho me temo que lo que nos viene encima con ésta derecha que va a gobernar, no va a ayudar en nada al problema. Tengo la suerte de tener un compañero-marido que se horroriza como yo cuando es testigo de todas las barbaridades que oímos casi cada día por la tele, e incluso de las que tenemos presentes en nuestro día a día; y comparto su perplejidad cuando se pregunta cómo alguien es capaz de tener un sentimiento de propiedad respecto a la mujer que comparte su vida. Seguiré otro día, éste es un gran tema para mi. saludos

    Responder
  1. Día de la mujer 8 de marzo, FELICIDADES CHICAS! | cldv3cicloprimaria
  2. Curiosidades | iesapacaje
  3. IES "JOSE MACEDO MENDOZA"

Y tú ¿qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: