¿Comemos demasiada carne?

Más de un tercio de los cereales del mundo se usa para alimentar al ganado, no a las personas. Los chinos deben tener algo de culpa, ya que son quienes crían la mitad de los cerdos del mundo en la actualidad, algo insólito hace 20 años, cuando lo normal para una familia era cebar un cerdo cada curso para comérselo en Año Nuevo. Hoy, los chinos comen 34 quilos de carne. Sin embargo, no son los líderes. Los norteamericanos comen 124. Los daneses, 146.

Para sostener esta demanda que crece continuamente hace falta celeridad en el cebo de las bestias. Y eso significa dos cosas: mucha alimentación, generalmente piensos de engorde rápido, y espacios pensados exclusivamente para este proceso.

Consecuencias? a) el productor prima la cantidad -de comida- a la calidad -de la carne y de la vida del animal-; b) se dispara la demanda de alimentos, habitualmente maíz y soja, con lo que sube su precio; y c) las granjas terminan siendo industrias.

En conjunto, termina dándose una situación que plantea varios problemas. Por un lado, a nivel individual y local, ya que estas granjas industriales, como relata Tristan Suart, requieren de subvenciones públicas (¡nuestros impuestos!).

Después está la calidad media de la carne que comemos. ¿Compensa comer tres, cinco y siete veces a la semana carne, pollo o embutidos industriales? Puesto en la balanza un chuletón norteño, un jamón ibérico o un pollo de corral a la semana, ¿quién gana?

Luego está el impacto más genérico y a largo plazo. Primeramente ecológico para las bestias, que ya quisieran para sí una vida y un final como el de los toros de lidia. Y luego para los precios de los cereales: un quilo de carne requiere cinco quilos de cereales en su producción, lo cual es profundamente ineficiente visto con gran angular. A más consumo de carne de quien puede permitírselo, mayor es el precio de los cereales, fuente de alimentación fundamental de la humanidad, especialmente de sus estratos menos favorecidos.

Visto todo, a cualquiera se le queda mal estómago, ¿no?

Foto: John Stanmeyer, National Gepgraphic.

Anuncios
Deja un comentario

11 comentarios

  1. Andreu

     /  23 noviembre, 2011

    Además de lo expuesto, una dieta basada en la carne de vacuno aumenta la emisión de metano, óxido nitroso y dióxido de carbonos, los gases invernadero críticos que más significativo impacto tienen sobre el cambio climático, según afirma Jeremy Rifkin en “La Tercera Ravolución Industrial”, un libro muy recomendable para quienes buscan alternativas al actual modelo de desarrollo, sin salir del capitalismo. La dieta carnívora es muy contaminante e insostenible.

    Responder
  2. @Andreu

    Y yo que pensaba que eran las judías las que lo provocaban…

    Responder
  3. Gon

     /  23 noviembre, 2011

    Mengem vedella ecològica. La Generalitat edita quest llibre gratuït per comarques:
    http://www.gastroteca.cat/ca/compra-a-pages/
    Aquest llibre val un cop d’ull. Pel tema carn i molts altres productes.

    P.D.: Tanta carn mengem?

    Responder
    • Molt curiós. Veurem si la moda de les cooperatives ecològiques tira a més, perquè si la demanda és molt gran no sé si es podria sostenir. En tot cas, endavant.

      I respecte a les dades, només cal començar a sumar salsitxes, embotits, pollastres, hamburgueses i demés per adonar-nos que no és una barbaritat. Suma els brous, on hi tires enormes quantitats de carn (que de vegades no es reaprofita per fer croquetes o canelons, ull!).

      Responder
  4. fbdani

     /  23 noviembre, 2011

    El Centre d’Estudis 479 Beacon, de Massachussetts, està fent un estudi sobre la viabilitat de la reducció de l’ingesta de proteïna animal provinent de carn/peix a 1 racció setmanal, i cóm substituïr-la per altres fonts de proteïnes més sostenibles, com ara els làctics, els llegums i els cereals. Próximament, els resultats. Però he pogut tenir-hi accés, i els resultats són sorprenents.

    La reducción del consumo de animales tiene una relación estrictamente directa con el impacto ecológico de nuestras dietas. Con una población como la que hay ahora en la Tierra, lo que nos queda es reducir. Y como planteais Pau y Gon, consumir carne de calidad, porque nos proporcionará nutrientes de más calidad. No tiene mucho sentido que comamos carnes de cebo y pollos mutantes sin sabor cuando un plato de frijoles nos puede dar tanta o más proteína, muchísimo más barata…

    Me permito recuperar una tradición, a tenor de lo contado el viernes en este blog, pues el consumo de carne, las matanzas, eran hace unos siglos un motivo de celebración. En el día a día no se comía carne, pero tal vez el fín de semana sí se hacía una fiesta alrededor de la sangre. Lo pienso, y recuerdo que mañana es Acción de gracias, día del Pavo en USA.

    Y otra tradición, y es que en la India, las vacas sagradas lo son porque es mucho más efectivo a nivel económico y ecológico tenerlas vivas y sacarles leche “infinitamente”, que matarlas y comerselas. Según explica la joya de la antropología “Vacas, cerdos, guerras y brujas”, de Marvin Harris.

    Responder
  5. Germ Benet

     /  23 noviembre, 2011

    hostia l’altre dia va caure una truja de 200kg a la ronda de dalt… 3 porcs per any i familia…

    Responder
  6. fbdani

     /  23 noviembre, 2011

    Però quants quilos de pinso calen per alimentar 3 porcs? (suposant que, en el millor dels casos, ens els mengéssim de morro a cua) El problema és quantes hectàries cal conrear per a alimentar 3 porcs x familia.

    Responder
  7. @Dani

    Y por eso el mandato bíblico mandaba dejar de comer carne en Cuaresma, como símbolo de la abstinencia del lujo que en ese momento suponía, muy en la línea del Ramadán actual. Aunque no hay que ser integrista, las tradiciones tienen sus razones y son sabias…

    Y ahora que hablas del pescado. Resulta que un estudio dice que para 2048 ya se habrán extinguido todas las especies de pescado si seguimos a este ritmo. Estoy pensando si será el próximo tema.

    @Germ

    3 cerdos por año y familia… pero qué cerdos.

    Responder
  8. fbdani

     /  23 noviembre, 2011

    Ya tengo ganas de hincarle el diente al tiburón blanco, al tiburón ballena y a la manta raya…
    El pescado en Japón era un elemento de lujo, pero ahora encuentras sushi por 5 dólares en la esquina. Por eso nos estamos cargando los mares. Decían hoy en Ara que la mitad del pescado que se come en España es de piscifactoría.

    Responder
  9. Yo ya estoy viendo los 4 jinetes acercándose…

    Responder
  10. Gon

     /  23 noviembre, 2011

    Pues cuando lleguen, nos comeremos sus caballos!

    Responder

Y tú ¿qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: